¿Desaparecerán los combustibles fósiles en el futuro?

Los combustibles fósiles, como el petróleo, el carbón y el gas natural, han sido la fuente principal de energía del mundo durante décadas. Sin embargo, el uso de estos combustibles han impactado en el medio ambiente y en la salud humana.

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de la combustión de combustibles fósiles son la principal causa del cambio climático, y la exposición a los contaminantes del aire derivados de los combustibles fósiles puede causar problemas de salud, como enfermedades respiratorias y cardiovasculares. Es por eso que, cada vez más países están tomando medidas para reducir su dependencia de los combustibles fósiles y fomentar el uso de nuevas energías, como la energía solar, eólica, hidroeléctrica y geotérmica.

En este caso, la energía renovable se refiere a las fuentes de energía que se pueden regenerar naturalmente, como la luz solar, el viento, el agua y la energía geotérmica. A medida que la conciencia sobre los efectos negativos del uso de combustibles fósiles ha aumentado, ha habido un mayor interés y una inversión en energías renovables.

Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), la capacidad de generación de energía renovable a nivel mundial aumentó en un 261% entre 2000 y 2020. Además, la energía renovable representó el 72% de la capacidad de generación de energía agregada en todo el mundo en 2019.

No obstante, una de las razones por las que las energías renovables están ganando terreno es porque están volviéndose más accesibles y económicas. Al respecto, un informe de la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA), señala que el costo de la energía renovable ha disminuido significativamente en la última década, y se espera que las energías renovables sean más baratas que los combustibles fósiles en 2023.

Por otra parte, la energía solar, en particular, ha experimentado una disminución significativa en costos en los últimos años. Según la Asociación Internacional de la Industria Solar (SEIA), los costos de la energía solar han disminuido en un 70% desde 2010.

Asimismo, otro factor importante que ha impulsado la transición hacia una economía libre de combustibles fósiles es la política gubernamental y los acuerdos internacionales. Los gobiernos de todo el mundo están adoptando políticas y regulaciones para fomentar el uso de energías renovables y reducir la dependencia de los combustibles fósiles.

El Acuerdo de París sobre el cambio climático, firmado en 2015, tiene como objetivo mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales, y hacer esfuerzos para limitar el aumento a 1,5 grados Celsius. Para lograr este objetivo, los países signatarios se han comprometido a reducir.

De esta manera, podríamos inferir que es probable que los combustibles fósiles eventualmente desaparezcan como la fuente principal de energía del mundo, pero esto no sucederá de la noche a la mañana. La velocidad y el alcance de esta transición va a depender de muchos factores, incluyendo el progreso tecnológico, los cambios en las políticas gubernamentales y las preferencias de los consumidores. Sin embargo, la tendencia hacia una economía libre de combustibles fósiles ya está en marcha y es probable que continúe en el futuro.

SUSCRÍBETE

SIN COSTO

SUBSCRÍBETE

al NEWSLETTER semanal

LA OFERTA TERMINA PRONTO, APROVECHALA !

SUSCRÍBETE

SIN COSTO

SUBSCRÍBETE

al NEWSLETTER semanal

LA OFERTA TERMINA PRONTO, APROVECHALA !

Categories:

No responses yet

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    es_ESEspañol